Las distintas fases de curación de los jamones ibéricos comienzan en el proceso de salazón, donde las piezas se pesan de manera individual para darle su justo punto de sal

Después del lavado y embolado, pasan a una cámara de asentamiento durante 30 días hasta su llegada al secadero natural en planta, donde permanecerán 10 meses.

En este periodo de curación, con frío seco al principio, lo esencial radica en que las piezas suden para que se fundan todos los ácidos grasos durante el verano, lo que impregnará con el tiempo ese aroma y sabor tan especiales

Por último, los jamones ibéricos de bellota quedarán ubicados en una bodega bajo tierra para continuar con el lento proceso de maduración bajo temperatura constante durante todo el año.

Con una curación mínima de 24 meses, que ha pasado todos los requisitos dispuestos en la Norma de Calidad del Ibérico. Producto certificado.

103024

Ficha técnica

Cerdo
50% Raza Ibérica
Curación
+24 meses Aprox.
Origen
Guijuelo (Salamanca)
Peso
5,5 a 6 Kg. Aprox.
Brida
Verde

También podría interesarle

Elige algunos productos relacionados.

12 otros productos en la misma categoría:

Elige algunos de nuestros productos.

64 Visualizaciones